martes, 20 de julio de 2010

SENTIMIENTOS QUE NOS PUEDEN Y NOS HACEN PRISIONEROS.

LA FLOR DE MI COLERA

La flor de mi cólera crece salvaje
Y cada espiga
Perfora el cielo
De modo que la sangre gotea de mi sol
Aumentando la flor de mi amargura.

De esta hierba
Se lavan mis pies
Mi pan
Oh caballero
Flor inútil
En la rueda de la noche se estrangula
La flor de mi caballero del trigo.

La flor de mi alma
Mi dios me desprecia
Estoy enfermo de esta flor
Que crece roja en mi cerebro
Sobre mi dolor.

Thomas Bernhard

4 comentarios:

ROSALIA dijo...

Has rescatado de nuevo a este escritor que tanto me gustan sus versos. Cuanta profundidad en esas palabras y los sentimientos que a veces nos pueden jugar malas pasadas. A veces, cuando estoy de mal humor, digo: el humano sería mejor si no tuviera sentimientos. Pero no es verdad, los sentimientos no definen.
Un beso amiga.

ultreya dijo...

Que razón tienes. Los sentimientos nos hacen humanos sin ellos seriamos máquinas.

NORMA SANTOS dijo...

Y digo yo, Ultreya, para qué dar tantas vueltas...dí, estoy amargao y de mala leche y punto. Hay, tantos rodeos que da la poesía...a veces no sé de qué se habla con lo sencillo que es abreviar...Abreviando...hace calor y me pica la pierna escayolada pero también puedo decir:
De mi ataúd blanquecido salen unas brasas que me consumen y aunque intento en vano aliviar mi dolor sólo veo que vivo en el ardor.
Fin...ja,ja,ja...
(es la medicación)

ultreya dijo...

No pierdas nunca tu sentido del humor y recuerda aquello de al mal tiempo buena cara...