miércoles, 3 de noviembre de 2010

MENOS HORAS DE LUZ, MÁS MELANCOLÍA...



AMANECER DE OTOÑO

Una larga carretera
entre grises peñascales,
y alguna humilde pradera
donde pacen negros toros.

Zarzas, malezas,jarales.

Está la tierra mojada
por las gotas del rocío,
y la alameda dorada,
hacia la curva del río.

Tras los montes de violeta
quebrado el primer albor:
a la espalda la escopeta,
entre sus galgos agudos,
caminando un cazador.

Antonio Machado

6 comentarios:

NORMA dijo...

Muy acertado el poema de Machado aunque a mí este cambio de horario me pone de una mala gaita...pero es que me vuelvo agresiva y todo Ultreya...a ver si voy adaptándome o me voy a quedar sola...je,je...
Una despedida otoñal...¿ya se te caen las hojas?

ROSALIA dijo...

Pues a mí me encanta la melancolía y el nuevo horario y la poca luz. Ultreya, soy del norte y me gusta los días de lluvia y grises. Machado tan lúgubre en estos versos que me siento identificada.
Besos wapa.

ultreya dijo...

Una vez te dije que soy perenne.

Nunca pierdo mis hojas para poder proteger a los mios, si estás de mala gaita ponte bajo mi protección y eso pasará.

ultreya dijo...

Los diferentes tonos de gris son más llamativos que el blanco y el negro. Tu Rosalía sabes disfrutarlos y eso te hace feliz.

NORMA dijo...

A ver Ultreya...hazme un sitio que ya empiezo mal la noche...mmmm...¿no roncarás verdad?

ultreya dijo...

En mi bosque reina la tranquilidad y solo te puede molestar la luz de las estrellas.
Dulces sueños, Norma¡¡